La realización de trámites funerarios es uno de los procesos necesarios que los deudos de un difunto deben efectuar, para poder asentar de manera oficial ante autoridades del Registro Civil, el deceso del familiar o ser querido.

Lo primero es obtener el certificado médico de defunción, en el cual se establecerá si el deceso ocurrió en el hogar, en alguna institución médica, si se trató de muerte natural, o bien, si se trató de muerte violenta o por alguna otra situación ajena a muerte natural.

Para el primero caso, bastará que el documento lo emita el personal médico tratante, mientras que, para el segundo caso, deberá emitirse por parte de personal médico forense, quien determinará las causas de muerte.

El siguiente paso será acudir a una agencia funeraria para elegir los servicios funerarios convenientes para el traslado del cuerpo, velación y sepelio o cremación, en caso de no contar con algún paquete de previsión funeraria.

Por último, se debe realizar el trámite del acta de defunción, en un plazo no mayor a 15 días, después del fallecimiento. Se requerirán documentos como acta de nacimiento, certificado de defunción e identificación oficial del finado, y en caso de haber estado casado, acta de matrimonio.

Es muy importante obtener el acta de defunción en caso de reclamar una herencia, para liquidar deudas del finado, cobro de seguro y/o pensión, entre otros trámites.